Pronóstico de Tutiempo.net

10 preguntas de coaching que hay que responder bien para ganar un trabajo

0

Apuntan a conocer tu perfil de inteligencia emocional. Y saber si contás con las habilidades blandas que mejor cotizan: comunicación, empatía, trabajo en equipo, aportes de valor, creatividad e innovación.

El coaching se sigue expandiendo, pero no exento de polémica: hay quienes piensan que es un rival de la psicoterapia; y otros, que es un conjunto de herramientas livianas sin comprobación científica. En base a la experiencia personal de varias décadas facilitando procesos con más de un millón de personas, el coaching no sólo sirve, sino que a veces es la mejor alternativa para quienes buscan crecer, enfocarse, ser más productivos, reflexionar profundamente sobre el sentido de la vida y de su profesión, y proyectar un mejor futuro partiendo del estado presente.

Aunque no hay que confundir: coaching no es psicoterapia, y el coach que te diga que puede ayudarte a resolver tus problemas psicológicos falta a la ética profesional. Zapatero a tus zapatos.

En el universo de la gestión del talento humano, los encargados de reclutar personas para distintos puestos aplican una multiplicidad de herramientas en los procesos de entrevistas. Además de los test, las simulaciones, las conversaciones cara a cara y las puestas a prueba para verte en acción, es usual que de un tiempo a esta parte se incluyan otro tipo de preguntas, que buscan conocerte más profundamente. En mi caso, trabajo con muchas empresas realizando etapas de entrevistas laborales con coaching, como complemento de las que hacen los equipos de la empresa.

Puedo afirmar que hay vida más allá del “¿Cómo te ves de aquí a cinco años y a 10?” o “¿Cuál es tu debilidad laboral?”. Más bien, las preguntas apuntan a saber si tienes desarrolladas ciertas habilidades blandas y capacidades que son muy valoradas actualmente en cualquier entorno: comunicación, empatía, trabajo en equipo, aportes de valor, creatividad, innovación, energía, automotivación y cualidades de liderazgo. Todo esto se conecta con tu inteligencia emocional, y se implementa en las empresas en base a la innovación emocional, que, tímidamente, muchas empiezan a practicar paso a paso.

El top 10 de preguntas de coaching en entrevistas laborales

Aquí va una serie de 10 preguntas que pueden tocarte en una entrevista de trabajo, junto con un breve entorno explicativo para que puedas reflexionar tus respuestas:

¿Cuál es tu propósito de vida?

El propósito es lo que le da significado a tu existencia; es trascendente y busca observar cómo tu hacer en el mundo proyecta un legado personal, único, que lleva tu huella.

¿Para qué hacés lo que hacés?

Esta pregunta apunta directamente a intentar conocer el rumbo de tu vida; qué te inspira, motiva y cómo lo conectás con algo trascendente. Si tu respuesta fuese, por ejemplo, “para ganar dinero”, eso enfoca la entrevista en cierta dirección; mientras que si expresaras “me gusta aprender y siempre estoy dispuesto a hacer aportes de valor para ayudar al equipo”, el sentido es completamente diferente.

¿De qué forma te limitan tus creencias?

Todos venimos con cadenas de creencias, que surgen en la primera infancia. Conscientes o no, hay creencias que te limitan ya de joven o adulto, por cuanto no hacen funcionar la vida en el sentido que quisieras. Por eso se les llaman ‘creencias limitantes’, que, de tanto fortalecerlas y hacerlas indiscutibles en tu inconsciente, posiblemente ya sean ‘paradigmas’.

¿Sos víctima o protagonista?

Un clásico del coaching es la distinción entre estos dos aspectos. Lo que se trabaja aquí, específicamente, es tu actitud ante la vida y los desafíos. Hay personas que viven quejándose de todo y no se hacen cargo de sus propios errores, echándole la culpa a los demás (víctimas). Y otros que, pese a cometerlos, los transforman en aprendizaje: los resignifican y les dan un nuevo significado (protagonistas).

¿De qué forma simplificás tu vida?

Este concepto es uno de los que más utilizo para ayudar a las personas a encontrar una fórmula más sencilla en el laberinto cotidiano para despejar todo aquello que les pesa (conflictos, problemas, desorganización, malas relaciones con los demás, y hasta su propio enredo mental), para empezar a esclarecer el campo de acción. Así conseguirás mayor efectividad personal, a la vez que verás soluciones con mucha mayor claridad.

¿Cuál es tu estrategia para jugar a ganar?

Esta es capciosa, puesto que se dirige a develar tu modelo de jugador dentro de un equipo. Por ejemplo, ¿sos de los que le gusta trabajar con los demás, compartir, acompañar e impulsar a otros a desarrollar su mayor potencial? ¿O de los egocéntricos que sólo quieren el éxito personal y su lucimiento?

¿Cómo gestionas tus emociones?

Como las emociones no se pueden controlar, lo que queda es gestionarlas. Aquí los entrevistadores buscan saber si sos reactivo o proactivo; y cómo actuás bajo presión. Si te preguntaran directamente esto último, la respuesta podría salir en automático; en cambio, al preguntarte con la fórmula “¿Cómo…?” la respuesta se enriquece, ya que la habitás de sentido propio; sentido que te define por quién sos en esencia, no por tus reacciones emocionales.

¿Cuáles son los mandatos que dirigen tu vida?

Un mandato es un paradigma que venís ejerciendo desde la infancia, sobre todo para satisfacer a los demás. La consulta busca saber qué tan dependiente sos de la opinión de los demás, y cómo te afectan esas miradas externas.

¿Cuál es tu por qué?

El ‘por qué’ es distinto del ‘para qué’ en la vida. Esta pregunta persigue nadar en aguas profundas dentro de tu ser, para saber qué te impulsa, te guía y te inspira a vivir y a ser mejor persona, independientemente de lo que hagas. Apela a los valores personales, y cómo estos pueden manifestarse en tu trabajo en la empresa.

¿De qué forma podés ser más efectivo en tu vida?

Indaga acerca de tu productividad y de tu habilidad (o inhabilidad) para procesar información, conectar los puntos diversos -como decía Steve Jobs-, hacer sinapsis cerebral para que surjan nuevas ideas y potencies tu desempeño. En forma más sutil, busca conocer cómo resignificás el mundo en tu cerebro y emociones; cuáles son tus sistemas representacionales predominantes en tu comunicación y de qué forma eso te ayuda -o limita- a participar con mayor asertividad en tu campo laboral.

Fuente: cronista.com

Deja una respuesta