Pronóstico de Tutiempo.net

Helé, la historia de dos jóvenes emprendedoras

2

Josefina Madrid y Mercedes López son diseñadoras de indumentaria. Desde hace seis años son las dueñas de Helé, una marca con personalidad y plena de colores, entre cueros, telar, telas e hilos.

En Alvear al 500, en el macrocentro de la ciudad, telares, máquinas de coser, hilos de todos los colores, cueros, bocetos, retazos y moldes son parte del universo creativo de Helé, una marca de marroquinería de diseño.

El taller es el espacio en el que Josefina Madrid (28) y Mercedes López (29) reciben también a sus clientes. En el lugar, cuelga una pizarra con fotos. Muchas. Son las imágenes de la colección en la que están trabajando. Las temáticas que eligen se nutren siempre de los colores, las culturas y los paisajes latinoamericanos. Ahora trabajan en una nueva colección, inspirada en el carnaval de Oruro, en Bolivia, que se traduce en tramas con hilos de colores, diseños en cuero y en telas y en la combinación de cada uno de esos elementos.

Josefina y Mercedes estudiaron juntas en el Instituto Tecnológico. Cuando se recibieron sabían que querían trabajar en un proyecto propio. La idea inicial fue la de asociarse para fabricar carteras, sombreros y zapatos. “Pero la verdad es que no teníamos experiencia y no sabíamos hacer ni carteras, ni sombreros, ni zapatos”, confiesan.

Después de un tiempo decidieron empezar por las carteras porque en el instituto habían aprendido a tejer en telar. Mercedes tenía una cartera tejida en telar que le había regalado su mamá. Como Josefina quería hacer marroquinería, Mercedes le propuso combinar el cuero con pedacitos de telar. “Queríamos hacer algo que fuera resistente y de buena calidad, por eso nos fuimos derecho a la tela de tapicería y al cuero”, cuenta Josefina.

El papá de Mercedes les regaló la primera máquina, otra fue heredada de la abuela de su novio. El papá de Josefina les compró la mesa de trabajo. Más adelante obtuvieron un crédito del Capital Semilla y a partir de entonces comenzaron a crear.

Sobre las colecciones

Al principio, los diseños tenían que ver con lo que se les ocurría (“Era mucho más libre, más de sacar lo que teníamos dentro”) pero después de la tercera temporada comenzaron a elegir un tema y a crear colecciones en base a esos temas. Latinoamérica se convirtió en la inspiración principal. Las colecciones fueron cambiando. La primera llevaba como premisa “Un día de campo”. Más adelante empezaron a trabajar pensando en México y Brasil. Lo que le dio unidad al trabajo fueron los colores. “Las colecciones tienen siempre mucho color. De acuerdo al tema, se elige una determinada paleta de colores”. Si bien las diferencias entre las colecciones de invierno y de verano se notan mucho, eligen siempre temas coloridos. “Creo que el tema del color nos identifica bastante porque además nosotras somos colorinches” (se ríen).

Si bien la forma, la unidad y la conexión cambiaron, el telar es otro de los elementos que siempre estuvo. Mercedes destaca la calidad visual. “Las carteras siempre fueron buenas, pero partir de la tercera temporada, mejoramos la calidad visual”, señala.

El tema le da unidad a la colección. “El objetivo siempre fue hacer productos de calidad, que nos identificaran y que tuvieran coherencia. Eso se fue desarrollando a través del tiempo y de cada colección”, cuentan.  Cada creación es única.

Un día de trabajo

A las nueve abren el taller. Las ocho horas por día que trabajan en el local les permiten sostener un ritmo en la producción que las ayuda a hacer de esa rutina, que disfrutan mucho, un trabajo rentable.

La jornada comienza a veces con un recorrido por los comercios en los que se proveen de los materiales necesarios. Cuando ya tienen todo, pasan largas horas en el telar, cosiendo o diseñando. El proceso creativo comienza con los telares. Una vez que tienen los materiales, los colocan sobre la mesa y comienzan a pensar y a jugar con las combinaciones posibles. Reeditar las colecciones las renueva.

Hoy, además de carteras y bolsos, Josefina y Mercedes hacen mochilas, riñoneras, billeteras y monederos. “Logramos todo trabajando mucho”, señalan.

Discusión2 comentarios

Deja una respuesta