Pronóstico de Tutiempo.net

“La promoción del comercio exterior debe ser una política de estado”

0

Dirk Trotteyn se desempeña como Director Ejecutivo del Instituto de Desarrollo Productivo de Tucumán (IDEP)
desde noviembre de 2015. Ingeniero agrónomo de profesión, Trotteyn venía cumpliendo en esa institución las funciones de Gerente General desde 2011. Creado en 2005 con jerarquía de ente autárquico, el IDEP tiene como misión impulsar el crecimiento de emprendedores, exportadores y empresas pyme de Tucumán. Es dirigido por un directorio mixto integrado  por empresarios de diversos sectores productivos de la provincia y representantes del gobierno. La institución es considerada en Tucumán como la autoridad de referencia en materia de comercio exterior. Trotteyn, quién comenzó a trabajar en la administración pública tucumana en 2008 como consultor del
Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (PROSAP), se refiere en esta entrevista a los problemas, perspectivas y desafíos que presenta la exportación en el noroeste. Uno de los logros más importantes en esta materia en los últimos años, indicó, es haber derribado los mitos tejidos alrededor de la de la “complejidad” del comercio exterior.

¿Cuán importante es la exportación para una provincia? ¿Dónde se refleja esa importancia?
Tener una oferta exportable desarrollada y consolidada tiene incidencia directamente proporcional a la generación
de empleo y a la calidad. Tucumán es la provincia que tiene la mayor cantidad de superficie certificada por normas de calidad. Tener una visión del comercio exterior te permite promover un cambio cualitativo y cuantitativo, vinculado a los ciclos de producción y en respuesta a las exigencias de mercado. El mundo tiene una mirada evolutiva relacionada a la calidad, a la preservación ambiental de todo el proceso productivo y a la salud y el
bienestar de los trabajadores. Afianzar esa mirada exportadora significó un cambio en la filosofía productiva de la provincia. ¿Las empresas lograron adecuarse? ¿Hubo una reconversión de puerta hacia adentro? En las empresas se dio una transformación como respuesta a la mayor demanda. Esto no ocurrió necesariamente a nivel de estructura, a nivel del gerenciamiento. La transformación se observó principalmente en el aspecto técnico, vinculado a la producción, desde la trazabilidad hasta el producto. La adaptación a las exigencias productivas internacionales nos ha hecho tener una filosofía de desarrollo totalmente distinta a la que teníamos tiempo atrás. El limón, en caso, nos  permitió abrir plazas para otros sectores. ¿Hoy es más fácil acceder a un sistema de exportación? En el marco de la alianza público-privada para la promoción de las exportaciones existen herramientas que funcionan a lo largo de todo el año: participación en ferias, participación en rondas de negocio, acceso a información de inteligencia comercial través de los servicios que ofrece la provincia (información sobre contacto con cada país, exigencias aduaneras o de posiciones arancelarias, entre otros elementos). Apuntamos al acompañamiento para lograr la visibilidad de los bienes locales. La Marca Tucumán también tuvo un papel importante. Eliminó la institucionalidad y permitió establecer una marca territorio (regional) para mostrar los productos y servicios de la provincia en un espacio compartido.

¿Cómo se registró la participación empresarial?
La participación del sector privado fue fundamental. Las empresas invirtieron muchísimo en desarrollo tecnológico, innovación y en áreas inherentes a la puesta a punto de todo lo vinculado a las exigencias de los mercados.

¿Hay una visión regional del comercio exterior?
Las economías regionales tienen una mirada de negocio. En el NOA se analiza según la cadena productiva. En el sector privado citrícola se ha dado un gran paso con la conformación de ACNOA (Asociación Citrícola del Noroeste Argentino). Antes había una entidad que representaba a las firmas tucumanas. Hoy tenemos una institución que representa al noroeste. Esto representa una visión, no sólo en el aspecto técnico, sino también comercial. Fue una gran paso haber apostado lo asociativo para alcanzar un posicionamiento.

¿Hay sectores que no alcanzan esa estrategia?
Los segmentos de innovación tecnológica y metalmecánica tienen todavía un camino por recorrer, en pos de mejorar su competitividad y tener una estrategia en común. El sector citrícola dio grandes pasos en Tucumán. Se animó a competir en las grandes ligas del exterior.

¿Cuál es hoy la mayor barrera al comercio exterior?
No creo que hayan barreras. Creo que existen oportunidades, como la diversificación de los destinos del mundo. Se avanzó muchísimo en la desmitificación de la complejidad del comercio exterior. Hay posibilidad de alcanzar grandes metas. En el IDEP tenemos el gran sueño de conseguir la ventanilla única de exportación para facilitar los trámites a los empresarios ante los controles del Estado, por ejemplo.

¿Mercado europeos o regional?
Gran parte del sector exportador mira mucho la Unión Europea (UE) como destino. Pero hay mucho para explotar en los mercados regionales, en países vecinos del Mercosur, como Bolivia. También Perú o México figuran como plazas en desarrollo. Y si bien Brasil es un gigante comercial, también permite la inserción de productos regionales.

¿Ferrocarril y la conectividad?
Aumentar la conectividad y el desarrollo del ferrocarril sigue siendo el gran sueño de los exportadores. Mejorar la competitividad a través del transporte es un desafío. Si bien Tucumán cuenta hoy con el segundo aeropuerto de cargas en el país después de Ezeiza, acrecentar la competitividad, concientizarnos de que, desde Tucumán, podemos llegar a exportar en menos de 48 horas a los mercados internacionales, constituye un gran reto.

¿Cómo repercute la coyuntura económica en el comercio exterior?
La coyuntura económica tiene siempre dos caras. El tipo de cambio es una de las variables que más influye en el mercado. El valor del dólar puede tener niveles alentadores, pero luego ese plus se puede perder por el traspaso de la variación de la divisa al costo del mercado interno. Así se llega a perder la competitividad inicial. Una coyuntura puede llegar a hacer perder grandes oportunidades.

¿Hay margen para seguir ampliando la oferta exportable hoy?
Todavía se pueden explorar los espacios del mercado. La incorporación de tecnología e innovación en los procesos productivos puede potenciar la cartera de oferta. Del limón se pueden obtener 200 subproductos pero en la actualidad exploramos apenas cinco. Esta perspectiva se traslada a otros sectores, como el de la caña de azúcar.

¿Cualquier empresario puede exportar?
Todos los sectores productivos tienen inserto algún producto en la matriz de exportación. Siempre influyen las condiciones internacionales y la política nacional de promoción. El mundo es cambiante en cuanto a la exigencia y a la demanda de productos y servicios. Por ello, las potenciables aperturas son incontables. El régimen fiscal condiciona al exportador… Las exportaciones no son ajenos a las prioridades económicas de los países. Un incremento en la presión fiscal tiene sus repercusiones. Las medidas fiscales determinan también si una actividad es rentable o no.

La infraestructura de comercio exterior

Para desarrollar el comercio exterior, Tucumán dispone de una infraestructura logística que le permite enviar productos directamente desde el aeropuerto local Benjamín Matienzo hacia diferentes mercados internacionales. La
terminal funciona durante las 24 horas del día y cuenta con una cámara de frío, cuyo desarrollo fue el resultado de
trabajos técnicos en los cuales intervino el IDEP Tucumán.
Inicialmente, la cámara de frío fue construida para la exportación de arándanos. Sin embargo, en la actualidad,
también se utiliza para conservar otras frutas (tales como el limón) y otras materias primas, antes de ser transportadas. En el mismo sector de almacenamiento funcionan instalaciones aduaneras y depósitos para guardar cargas de importaciones que llegan directamente a Tucumán, como las autopartes.
Las instalaciones de la cámara de frío abarcan un total de 3.850 metros cuadrados e incluyen la cámara y la  precámara de frío (de unos 1.600 metros cuadrados), fundamentales para mantener la calidad, la sanidad y la conservación de las frutas tucumanas que se envían a mercados internacionales. Exportaciones no tradicionales
Entre los productos de exportación considerados no tradicionales se destacan la lechuga y los cartuchos para escopetas de tiro y de caza deportiva. Estos últimos son fabricados por una empresa tucumana, cuyas instalaciones
funcionan en Ohuanta, en el departamento de Lules. La firma produce más de 50 millones de cartuchos al año y en
el 2018 concretó exportaciones a Paraguay por un monto superior a un millón de dólares FOB. En el caso de la lechuga, una empresa local logró comercializar el año pasado, también al mercado paraguayo, 30.000 kilos de la planta, por un valor de 27.000 dólares FOB. Las exportaciones de Tucumán representaron, en 2018, el
1,8 por ciento de los envíos comerciales de la Argentina, por lo cual se mantiene como la novena provincia exportadora del país.

Por Luis Duarte

Deja una respuesta