Pronóstico de Tutiempo.net

¿Llegaste tarde a BITCOIN? Empeza a invertir en estas otras criptomonedas a u$s 50

1

¿Puede un argentino invertir en bitcoin y salir ganando? las dos formas clásicas de inversión son la compra-venta de criptomonedas o el minado. “En la Argentina el minado no es eficiente porque los costos son caros. Estaría pagando los bitcoins más caros de lo que vale en el mercado por los costos de minado.

El grueso está china y en países fríos por el ahorro en refrigeramiento”, explica Sebastián Serrano, el CEO de Ripio (un mercado de intercambio de criptomonedas). Y las compras “son más fáciles bitcoins que antes, pero más caras. Si yo quiero invertir u$s 1.000 me puedo comprar medio bitcoin y hace unos años podría haberme comprado varios enteros”, comenta Rodolfo Andragnes, presidente de la Fundación Bitcoin Argentina.

La vida más allá del bitcoin

Ante este escenario, el mundo de bitcoin parece estrecho. Grandes barreras de entrada, imposibilidades junto a desventajas técnicas para invertir y una suerte de estructura piramidal que premia a los primeros mineros sobre el resto pronunciadamente. “Bitcoin es hoy para muchos una reserva de valor y por lo tanto un medio conservador donde es difícil innovar e ingresar”, explica Serrano. La respuesta llegó de las manos de la misma comunidad que tomó las riendas de bitcoin para si misma y se hizo carne de la máxima de las redes abiertas y descentralizadas: si no le gusta algo, hágalo usted mismo pero mejor. Así nacieron las hermanas bastardas de bitcoin, las alt-coin. Básicamente, una alt-coin es una criptomoneda original que incorpora algunos protocolos y funcionalidades pero que innova en algún aspecto u otro respecto a bitcoin. Uno de los casos más famosos de criptomonedas alternativas que se disputaron fuertemente el mercado con bitcoin fue litecoin.

Esta criptomoneda crea nuevas monedas cada 2 minutos y medio en su sistema blockchain (cuatro veces más rápido que bitcoin, que habilita nuevos bitcoin cada 10 minutos) lo que significa que las transacciones realizadas con esta alt-coin se pueden confirmar más rápidamente que en bitcoin. Litecoin también utiliza un conjunto diferente de reglas de minería que bitcoin. Técnicamente se programó para excluir nuevos tipos de equipos de minería, como los menores ASIC de tener una ventaja injusta sobre los equipos más disponibles para el gran público, como la CPU en una computadora. La moneda busco sentar bases más igualitarias, y dar a todos los mineros una oportunidad, en lugar de favorecer una concentración del mercado de mineros. Al momento de escribir estas líneas, litecoin es la cuarta moneda mejor cotizada del mercado con un market cap estimado de u$s 2.000 millones y una valorización por unidad de u$s 41.

El otro jugador de peso en el mercado de las alt-coins es ethereum. Se trata de un programa que funciona sobre blockchain, al igual que bitcoin, pero “tiene un lenguaje que es Turing-completo. Esto quiere decir que se le puede programar cualquier cosa encima o programar en ethereum directamente”, explica Serrano. Mientras bitcoin sólo funciona como reserva de valor o protomoneda, ethereum tiene la ventaja diferencial de ser más flexible y usarse para crear contratos inteligentes seguros y confiables para cualquier negocio. “Ahora es una moneda porque los contratos requieren energía de cómputo y las monedas se crean para pagarle a los mineros igual que con bitcoin. Los mineros tienen dos roles,  aseguran transacción y aportan capacidad de cómputo para ejecutar los contratos a la red”, comenta Serrano. Al momento de escribir estas líneas, ethereum es la segunda moneda digital más valorada del mercado con una capitalización de mercado que asciende a los u$s 17.000 millones y conseguir cada ether, la moneda de ethereum, cuesta tanto como u$s 189.

El caso de ethereum es particularmente llamativo, porque demuestra que la tecnología blockchain no se agota en bitcoin sino que permite la creación de protocolos alrededor del almacenamiento de archivos descentralizados o computación descentralizada y, entre docenas de otros conceptos similares, tienen el potencial para aumentar sustancialmente la eficiencia de la industria computacional, y proporcionar un gran impulso a otros protocolos peer-to-peer adicionando por primera vez una capa económica que les permita financiarse.

Aunque en el mercado de alt-coins las propuestas disruptivas y útiles son la excepción. En palabras de Amati, “las alt-coin no proporcionan una buena opción para la inversión. Las criptomonedas alternatias son más volátiles que Bitcoin, y lo cierto es que pocos son proyectos serios y con alguna diferencia que valga la pena. Una excepción a esto último es Monero, que aporta mayor privacidad; y otra Ethereum que no intenta ser una moneda para ahorro o inversión porque su emisión futura no es inalterable, sino una plataforma de procesamiento distribuido”. Serrano suma otra voz concordante: “Las copias de bitcoin son en su mayoría irrelevantes o scams, trampas para hacer dinero fácilmente”. La consultora web coinmarket que se dedica  gestionar todas las criptomonedas y su valuación de mercado identificaba 973 alt-coins diferentes, algunas sin valor de mercado o transacciones mínimas y otras con un crecimiento semanal del 6.000%

El IPO de las monedas alternativas

El combustible que alimenta el nacimiento y la muerte de las alternativas a bitcoin hoy por hoy son las ICO, las Ofertas Iniciales de Moneda por sus siglas en inglés. “Aunque deberían llamarse token generation event porque no siempre son monedas sino vales o pagarés por esas monedas una vez que entren en circulación o comience a funcionar la plataforma. Las ICO son para construir redes distribuidas basadas en tokens y hay gran cantidad de proyectos de distintas características que usan estos tokens. Algunos funcionales  y otros más experimentales pero el modelo muy interesante que va a persistir pero al mismo tiempo”, desarrollo el co-fundador y CEO de Ripio. En una ICO, los entusiastas y partidarios de la iniciativa propuesta por una compañía o startup compran algunas de las criptomonedas distribuidos con moneda fiduciaria o virtual. Las token son similares a las acciones de una compañía vendida a inversionistas en una transacción de oferta pública inicial.

“Hay mucha demanda y demasiada especulación. Hay proyectos que levantan mucho dinero sin demasiado fundamento. No tienen prototipos  ni software desarrollado. Recuerda bastante a la burbuja de las punto com”, reflexiona Serrano.  En la otra vereda, el presidente de la fundación Bitcoin Argentina argumenta que “no se trata de si tiene sentido o no que haya miles de alt-coins. ¿Cuántos tipos de monedas hay en el mundo?,  y decimos que tiene sentido porque cada país tiene sus intereses. Así es como podría pensarse una moneda por rubro, una para albañilería una para otro rubro distinto. El modelo de las ICO es que en vez de vender acciones en el mercado se venden las monedas que va a usar mi plataforma.  Si la gente invierte es porque tiene interés”.

El mes pasado la capitalización de las cien criptomonedas más populares pasó la barrera de los u$s 100.000 millones en capitalización. Un número que pocos esperaban posible, aunque luego los líderes del mercado como bitcoin y ethereum perdieron más de un cuarto de su valor y al momento de escribir estas líneas esas mismas cien criptomonedas líderes están  a la baja. El valor de bitcoin está en las manos de su comunidad. Esa es su mayor fortaleza y su más mortífera debilidad.

Discusión1 comentario

Deja una respuesta