Pronóstico de Tutiempo.net

Nicolás Dapena, un salteño en la ONU

0

Nació en Salta. A fines de los 90 se recibió de abogado en Córdoba e hizo una maestría en la Universidad Austral en el 2000. Más adelante, en Buenos Aires, Nicolás Dapena empezó a trabajar en el Senado de la Nación en Seguridad Interior y Narcotráfico, una época a la que define como muy interesante por el ambiente político y la tensión. “Recuerdo cuando nos tocó analizar la Ley de Desfederalización de Estupefacientes”, apunta sobre ese momento de su carrera.

Luego trabajó en el Ministerio de Defensa, en Sedronar, y fue Director General en la Policía de Seguridad Aeroportuaria, “todos cargos interesantes y con mucho contacto con la realidad operativa en materia de delitos complejos”.

Hoy integra el Roster of Experts del DPA (Department of Political Affairs) del Consejo de Seguridad de la ONU. Es el mecanismo de investigación que utiliza el Consejo de Seguridad en los casos graves de afectación del orden internacional. Nicolás Dapena intervino en Yemen y Siria. En diálogo con Dossier Empresario habló acerca de la lucha contra el narcotráfico en Argentina, del terrorismo y de la realidad de lugares como Siria y Yemen.

Entre 2014 y 2015 fue subsecretario de Lucha contra el Narcotráfico del Gobierno de la Nación, por lo cual también conoce en profundidad este flagelo que afecta -y mucho- a la provincia. ¿Cambió algo desde ese momento a esta parte?

En términos generales, y de lo que pude hablar con las autoridades actuales, creo que en los hechos la actual Subsecretaría de Lucha contra el Narcotráfico continúa ejecutando la estrategia iniciada en 2014 (de acceso público en mi Linkedin).

Negocios en Salta

Es un muy buen dato el incremento de las incautaciones. Ello refleja una acción más dinámica y eficiente de los magistrados, básicamente aceptan más allanamientos y acompañan activamente las investigaciones de las Fuerzas de Seguridad.

Percibo, en la faz política, que hubo anuncios que no avanzaron. Se habló mucho de una norma que autorice reglas de empeñamiento (Ley de Derribo) más allá de que uno esté de acuerdo o no, pero efectivamente no hubo avances. Tampoco lo hubo con el desarrollo de capacidad interceptora aérea. El caso de los radares 3D para la frontera, que continuaron desarrollándose en INVAP conforme el contrato firmado en 2006, muestra que no hubo innovaciones. Algún equipo adquirido a países extranjeros que no resulta no necesariamente idóneo para el tipo de fronteras húmedas y secas en las que se opera (lanchas de combate a Israel, globos de vigilancia, etcétera).

En la Hidrovía, creo, se desactivaron los puntos de control de Confluencia (Río Paraguay y Río Paraná), de Guazú-Guazucito (Río Paraná Guazú y Río de la Plata -frente al puerto Nueva Palmira ROU), de Puerto de La Paz, del Puerto de Ituzaingó, del Puerto de San Lorenzo y del Puerto de San Pedro.

Observo que se potenció mucho la interacción con una agencia extranjera (DEA) habilitando acciones operativas extraterritoriales de ellos en Argentina y labores de inteligencia. Hay que ser muy prudentes con esos tipos de mecanismos, y si se avanza, debe hacerse ejerciendo controles de legalidad constantes y verificando que no se intente direccionar la labor antinarcóticos argentina contra elementos predeterminados por agentes foráneos.

En una entrevista con un medio local dijo que el Gobierno actual está favoreciendo el enriquecimiento de los narcos…

Si. Es un tema muy complejo de elasticidad de oferta y demanda, pero observo que en la realidad se está verificando el siguiente fenómeno: la labor de impacto contra determinadas estructuras de tráfico -en algunos casos direccionada por agentes extranjeros en el campo- produce efectos de concentración de mercado en las estructuras que se fortalecen operativamente por la desaparición de la competencia, las cuales al beneficiarse con el incremento permanente tanto de la oferta cuanto de los precios derivados de esas políticas, adquieren una solidez progresiva. El caso de Los Monos con su crecimiento manifiesto en el período 2016-2018 es un claro ejemplo.

¿Qué piensa del trabajo de las fuerzas de seguridad al respecto?

Las fuerzas de seguridad hacen un muy buen trabajo en la lucha contra el narcotráfico, merecen respeto y apoyo.

Me consta la seriedad del trabajo de la Policía Federal Argentina, de Gendarmería Nacional, y en alguna medida de Policía de Seguridad Aeroportuaria, cuyos integrantes conozco y respeto.

Sobre Policía Nacional tengo mis dudas derivadas del impacto institucional que tuvo el caso Time Wrap en la estructura de lucha contra el narcotráfico. Creo que hubo decisiones internas que afectaron la calidad de trabajo que exhibía esa área bajo el mando del Prefecto Kanneman.

Uno de sus últimos trabajos como miembro de un equipo conformado y dirigido por el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas fue controlar el contrabando de armas en Yemen, al sur de la península arábiga… ¿Cómo es hoy el escenario en ese país?

Muy grave. De la situación de enfrentamiento entre el eje Houti-Saleh contra el gobierno de Abd Rabbuh Mansur al-Hadi sostenido por la coalición encabezada por Saudi Arabia en 2015-16, se ha pasado a un contexto generalizado de caos.

Negocios en Salta

El asesinato del expresidente de Ali Abdullah Saleh en diciembre de 2017 desarmó aquel eje político militar, mientras que la aparición de nuevos líderes separatistas en Aden complica al gobierno sostenido por la alianza pro occidental.

Por otro lado el mantenimiento del control de la ciudad portuaria de Al Mukallah al sureste del país sobre el Golfo de Aden por parte de Al Qaeda arroja una composición de relaciones de fuerza muy inestable y tóxica.

La epidemia de cólera, la hambruna de la población indefensa, y el inhumano sitio por parte de la Alianza al Puerto de Al Hodeidah que impide el ingreso de medicinas, alimentos, agua y combustibles para la población civil configuran un escenario de una crueldad desgarradora.

¿Le tocó vivir alguna situación de riesgo en el marco de ese trabajo?

Sí, es inevitable. Recuerdo puntualmente en Djibouti y Jordania.

También dijo que “terrorismo va a haber siempre”. ¿Cómo considera que los países deben trabajar para combatirlo?

Dentro de la ley, siempre. Depende mucho del escenario geopolítico donde se manifieste el fenómeno, y debe indagarse sobre las causas de la situación y los apoyos desestabilizantes que pueden estar teniendo los grupos armados en cada escenario por parte de terceros países.

En Medio Oriente el mosaico es increíblemente complejo -me refiero a Yemen y Siria- y requiere un análisis objetivo muy equilibrado y con información válida que permita realizar las conexiones de causa-efecto correctas.

En Latinoamérica los problemas de terrorismo guardan vinculación con el reclutamiento, la existencia de células dormidas, el financiamiento del terrorismo, y con la eventual aparición y consolidación de los denominados lobos solitarios.

¿Cuál piensa que es el papel de los medios de comunicación ante los escenarios terroristas?

Los medios deben cumplir siempre su trabajo: informar.

En caso de situaciones que se estén dando en tiempo real deben ajustar mucho el mensaje y actuar con mayor responsabilidad, caso de un atentado en progreso o un alerta serio de atentado.

La aparición tan poderosa de las redes sociales como medio de comunicación de situaciones en tiempo real en escenarios donde la prensa tiene problemas para trabajar es un dato significativo y muy útil.

En nuestro trabajo en el Joint Investigative Mechanism de la OPAQ-ONU por uso de armas químicas en Siria fue de extraordinaria utilidad, tanto para poder confirmar ataques con armas químicas, como para poder desechar cuando se trataba de operaciones de falsa bandera o simulaciones.

Respecto de la inmigración, ¿cuáles considera como políticas o acciones urgentes en los países en conflicto en pos de su recepción y/o integración?

No es mi materia de expertise, creo que cada país receptor tiene una realidad interna distinta. Es complejo el asunto.

¿Qué es lo que más disfruta o encuentra más satisfactorio de su trabajo hoy?

¡Descansar! Este año estoy tranquilo en Argentina ocupándome de asuntos míos, hasta que retome con la labor internacional.

Deja una respuesta