Pronóstico de Tutiempo.net

¿Sobrevivirán los medios tradicionales a los embates de la revolución digital?

0

El vertiginoso desarrollo de internet en las últimas dos décadas ha traído aparejado un formidable desafío para los medios de comunicación tradicionales. Otrora todopoderosos, los grandes diarios tambalean hoy ante la amenaza que presuponen dos enormes frentes de batalla. Por un lado, como empresas, deben hacer frente a la caída de las ventas, la caída del número de lectores y, principalmente, la caída de lo que en su momento constituía la fuente principal de ingresos, los anuncios. Por otro, como vehículos de contenidos periodísticos, deben enfrentar un feroz nuevo mundo en el que las noticias circulan en forma torrencial y gratuita las 24 horas a través de las redes sociales. Lejos están los días en los que los medios de comunicación tradicionales detentaban el monopolio indiscutido de la información y la comunicación.

¿Podrán los antiguos medios ganarle la batalla a internet? ¿Podrán sobrevivir a la pérdida del hábito de la lectura, la aparición de lo que en este informe se denomina “prosumidores” (lectores que, a la vez, son consumidores y productores de noticias) y el acceso gratuito y permanente a la información que hoy proporcionan las redes sociales?

Dossier Empresario recogió la visión sobre este tema de dos destacados profesionales: el especialista en medios Eduardo Tessler y el galardonado periodista e investigador Daniel Santoro. A pesar del ruido y la confusión, en la base del debate sobre los medios y la revolución digital subyace un gran consenso: en medio de la tormenta que presupone el embate de la transformación digital, empresas periodísticas y periodistas deben unirse en torno a un objetivo: hacer buen periodismo.

Este es el momento en que medios y comunicadores tienen que demostrarle a la sociedad que los periodistas profesionales siguen siendo imprescindibles y que pueden convivir con las audiencias activas, señaló Santoro hace unos años en un seminario para periodistas organizado por el Centro Carter en Caracas.

Sin la presencia del “buen periodismo”, las sociedades se arriesgan a la pérdida de los instrumentos que garantizan, por excelencia, la posibilidad de separar la paja del grano, establecer los hechos, y hacer posible la rendición de cuentas por parte de quienes detentan el poder. No importa, como sostiene Tessler, la plataforma que se utilice. Sin el faro que presupone el buen periodismo, el torrente incesante de información que recorre las redes se transforma en un fárrago caótico y confuso, repleto de ruidos y flashes, fake news, medias verdades y propagandas encubiertas, que impiden ver el horizonte.

Una vez acordada la necesidad del buen periodismo, aparece entonces el gran desafío: cómo adaptarse a las condiciones, las exigencias y los ritmos del nuevo ambiente, desafío que implica, entre otras cosas, hacer frente a la necesidad de desarrollar nuevas formas de “contar”, cubrir las noticias en tiempo real e incorporar al trabajo periodístico los nuevos formatos multimedia. Tessler y Santoro ofrecen en este informe sus respectivas visiones y perspectivas.

“Clarín era un diario que tenía un sitio digital; hoy es una empresa digital que tiene un diario en papel”

 Periodista de investigación, editor multitask y “dinosaurio de la era del papel”, según su propia definición, Daniel Santoro habla sobre la forma en que el periodismo y las empresas de medios afrontan el desafío que presupone la era digital. Gracias a la revolución digital, cualquier persona con un celular puede hoy generar noticias a través de múltiples plataformas. No todos, sin embargo, llevan a la web calidad y rigurosidad profesional.

Negocios en Salta

Invitado por la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) para participar de la asamblea continental del organismo, Santoro debatió en Salta los desafíos que enfrentan hoy los periodistas y los empresarios del sector ante la revolución que desde hace algunos años viene produciendo la aparición de la era digital.

Hasta hace relativamente pocos años, la gente tenía que esperar hasta el día siguiente para leer las noticias en los diarios. El avance de la tecnología y la irrupción de las redes sociales cambiaron radicalmente ese escenario. Hoy, cualquier persona con un teléfono móvil puede convertirse en un propalador de novedades a través de Facebook, Twitter, WhatsApp o Instagram, por sólo nombrar las plataformas más populares.

Negocios en Salta
Daniel Santoro

El nuevo panorama impactó duramente a periodistas y medios de comunicación. Los primeros comprobaron que, en su mayoría, las nuevas audiencias sólo pretenden una lectura rápida y concisa de las noticias, mejor si están acompañadas de gifs, videos, infografías o cualquier herramienta digital que permita la interacción. Los segundos debieron afrontar importantes caídas tanto en las ventas y los avisos publicitarios como en el número de lectores. Los avisos, que antes constituían la base del negocio, migraron a los grandes buscadores como Google y Yahoo, hoy transformados en los verdaderos dueños del negocio.

El desafío de la calidad

“Clarín antes era un diario que tenía un sitio digital; hoy es una empresa digital que tiene un diario en papel”. Con esta definición, el conocido periodista de investigación y editor de judiciales del diario de mayor tirada en la Argentina, analiza el presente de la industria de medios. Se trata de una industria que está en un proceso constante de adaptación, buscando reconfigurar una nueva unidad de negocios sustentable, con contenidos atractivos y de alta calidad periodística.

“Acá lo que se rompió es un modelo de negocios tradicional”, indica Santoro. “Antes teníamos los avisos pero éstos están ahora migrando constantemente. Hay una apuesta a los teléfonos celulares, de donde viene la mayor cantidad de clicks”, sostiene. En este escenario, los periodistas deben preocuparse por generar contenidos de calidad y los empresarios por desarrollar un nuevo modelo de negocios. “Hoy contamos con elementos tecnológicos maravillosos, pero vemos gente menos informada que solo lee los títulos y los copetes”. Pone como ejemplo una nota suya de 200 líneas sobre el hundimiento del ARA San Juan, que en la web logró un millón de visitas. Si bien el número de visitas constituyó todo un récord, los lectores apenas permanecieron un promedio de escasos 90 segundos. Se trata del  tiempo que por lo general le dedican los lectores a las noticias que le interesan.

Frente a este panorama, a los periodistas no les queda otro remedio que adaptarse a los tiempos de los lectores. El desafío, señala Santoro, es no olvidar, en ese proceso, la calidad, la ética y la buena narración, cualquiera sea la plataforma que se utilice. “La calidad no debe sucumbir ante los clicks”, indica.

El desafío de la sustentabilidad

Para las empresas mediáticas el desafío consiste en hacer sustentables en la web los medios tradicionales. El sistema de suscripción es una opción, como lo indica el ejemplo del New York Times. Santoro está consciente de que, con nuevas generaciones acostumbradas a la gratuidad de Internet y sus contenidos, el muro que erige la suscripción paga constituye un gran desafío. En el caso de Clarín, señala, el medio digital avanza a paso firme con 150 mil suscriptores y la idea de duplicar esa cifra a corto plazo.

Una compañía de medios es un puente inteligente entre los hechos y la gente

Eduardo Tessler es consultor en medios de comunicación en Brasil y especialista en transformación digital. En su disertación en Salta, en el marco de la Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), recorrió los desafíos que los medios de comunicación deben superar frente a la vorágine tecnológica.

“Los periodistas hacemos un mal periodismo. Hay que hacer un buen periodismo, esto es más importante que discutir si analógico o digital”, fue lo primero que dijo. Los periodistas, añadió, tienen que focalizarse en hacer un trabajo de calidad, sin pensar en el tipo de medio para el cual trabajan.

Una vez que se tenga esto en claro, los periodistas y los directores de medios deben tener presente que hay un cambio en la forma de informar. La industria ha cambiado y los periodistas tienen que aprender a contar otras historias. En el caso de los diarios de papel, dijo, la historia ya está contada porque cambió la forma de obtener la información. “Ya sabemos qué pasó. Los lectores, por lo tanto, necesitan que en el periódico les cuenten cosas que añadan valor”. En ese sentido, Tessler fue tajante: “Somos tontos si creemos que el mundo no ha cambiado y que podemos seguir haciendo el mismo periódico que hacíamos hace 30 años”. Una compañía de medios, afirmó, debe ser “un puente inteligente entre los hechos y la gente”.

Negocios en Salta
Eduardo Tessler

En la actualidad, los consumidores de noticias son también productores de noticias gracias a las redes sociales y los canales de WhatsApp, que los mismos medios de comunicación habilitaron. Los medios, por lo tanto, enfrentan hoy a “prosumidores” de noticias y de información. “Antes éramos los dueños de la información: teníamos la audiencia y los anuncios”. Era un circuito perfecto, pero apareció internet, la digitalización. Y ¿qué pasó? Hoy, la audiencia se informa a sí misma, responde Tessler, por lo que ya no necesita de los periodistas, y los anunciantes ya no ponen dinero en los medios.

El camino a seguir

¿Cuál es el camino a seguir? Tessler marcó tres puntos fundamentales:

Lo primero, según el consultor brasileño, es contar las historias de un modo nuevo. Esto quiere decir buscar todos los hechos, principalmente aquellos que tal vez no son visibles: “Tenemos el deber cívico de desconfiar”, dijo.

En segundo lugar, hay que complicar o complejizar el tema, ver otras aristas, indagar o profundizar más, para acceder a más información.

Luego es indispensable conocer las herramientas disponibles para contar las nuevas historias. Para narrar una historia, dándole valor agregado y procurando, además, que sea entretenida, hay que utilizar todos los elementos que estén al alcance para comunicar.

Llevar a cabo todo esto implica conocer la manera en la que las audiencias se conectan, es decir, conocer cómo y desde qué lugares las audiencias acceden a las fuentes de información. Según Tessler es importante “entregar contenido que la gente quiera ver, a la hora que lo quiera ver”. Y esto es fundamental para los medios digitales. También es fundamental medir la audiencia. “Hay que dejar de ser papercentric para convertirse en audiocentric”, señaló.

El negocio digital

“El negocio digital está en tener una audiencia muy numerosa, conseguir millones de personas que te vean”. Por ello, agregó, para los periodistas es necesario conocer las audiencias, saber para quiénes publica y cuándo debe publicar. “Manejar esta información les permite a los periodistas generar grandes audiencias en su sitio web y luego mejorar la nota que van a publicar en el diario de papel al día siguiente”.

Otra opción es observar y seguir las “audiencias calificadas”. Hoy es importante producir contenidos exclusivos, que marquen la diferencia. También es importante incluir a las redes sociales, creando, por ejemplo, contenidos exclusivos para Instagram.

Eduardo Tessler disertó en Salta para unos 150 estudiantes de la Universidad Católica de Salta y la Universidad Nacional de Salta.  Por la tarde, más de 120 periodistas y comunicadores de Salta y Jujuy acompañaron al experto en un panel de periodistas locales. La actividad se desarrolló en el marco de la Jornada de Innovación, Tecnología y Periodismo de la Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa, con los auspicios de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) y la empresa Telecom.

Deja una respuesta